Complejidad económica: una cualidad que predice el desarrollo económico

Las exportaciones son un componente esencial de la economía, así como uno de los principales motores para su crecimiento. En 2017, las exportaciones representaron alrededor del 29.4 por ciento del total del pib mundial (Banco Mundial, 2019): un tercio de la economía global.


Los productos que exporta un país son muestra, en gran medida, de su capacidad productiva y competitiva a nivel global. En ese sentido, el Índice de Complejidad Económica (eci) desarrollado por el Harvard’s Growth Lab, mide la intensidad de conocimiento aplicado de una economía tomando en cuenta la intensidad de conocimiento de los productos que exporta.

El índice se basa en dos variables esenciales para su composición: diversidad y ubicuidad. La primera refiere a la variedad que un país tiene la capacidad de producir y exportar; la segunda, al número de países que son capaces de producir un mismo bien o servicio. La relación entre ambas es negativa, pues los países que pueden mantener una amplia gama de conocimientos productivos (..) pueden producir una diversidad de bienes mayor, incluidos productos complejos que pocos otros países pueden fabricar. (Harvard’s Growth Lab, 2019).


Existe una fuerte correlación entre el ice y el desempeño económico de un país. El mismo Harvard’s Growth Lab (2019) afirma que el ice es un indicador económico único, pues su verdadero valor reside en su poder predictivo sobre el crecimiento futuro, pues se encontró que el ice es capaz de explicar la mayoría de las variaciones en los niveles de ingreso per cápita de los países, y, por tanto, al proyectarlo en un futuro, se puede estimar el desarrollo económico que tendrán los países.


México ocupó el puesto 20° del Ranking de Complejidad del año 2017, cayendo tres posiciones desde la década anterior debido a su falta de diversificación de exportaciones. Este es liderado por Japón, Suiza y Corea del Sur.

Es claro que los países con mayor crecimiento son aquellos que logran constituir redes de producción cada vez más sofisticadas, que aprovechen al máximo la transmisión de conocimiento entre los distintos niveles de producción y los recursos disponibles para elaborar bienes y servicios cada vez más complejos.


México tiene una economía más compleja de lo esperado según su nivel de ingresos, por lo que se proyecta un crecimiento moderado a futuro. Aun así, queda como tarea obligatoria el impulso de la economía del conocimiento y, sobre todo, su incorporación a los procesos productivos, para que así, el país reluzca.


Amado Rosas Archiveque

Universidad de Sonora

Director de investigación

amadorosas97@gmail.com

@amadorosas97


Referencias

Banco Mundial [bm] (2019). Exportaciones de bienes y servicios (% del pib). Recuperado de https://datos.bancomundial.org/indicador/NE.EXP.GNFS.ZS

Bancomext. (s.f.). El ABC de la complejidad económica. Comercio Exterior. Recuperado de https://www.revistacomercioexterior.com/articulo.php?id=157&t=abc-de-la-complejidad-economica&as_qdr=y15

Harvard’s Growth Lab. (2019). Glossary. Cambridge, EU.: Atlas of economic complexity. Recuperado de http://atlas.cid.harvard.edu/glossary

82 vistas

Av. Insurgentes Sur, Ext. 1431, Int. 10, C.P. 03920, Col. Insurgentes Mixcoac, Alcaldía Benito Juárez

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Comité de Posicionamiento 2020